sábado, 20 de diciembre de 2014

~lavanda y geranio~

Nuestra última creación para Nasei es un ritual de belleza facial.

Llevaba un tiempo pensando en diseñar un tratamiento que aunara relajación y efectividad. Por un lado tenía el protocolo de masaje creado, pero me fallaba la cosmética. Tengo varias marcas, que cumplen las funciones de nutrición, hidtatación... pero buscaba una línea muy regeneradora, que oxigenara, iluminara la piel y además con su aroma te transportara a la plena naturaleza. 

Por ello, cuaderno en mano, mezcla por aquí y mezcla por allá, decidí dar el paso de crear yo misma lo que no encontraba en el mercado; una línea especial para este exclusivo tratamiento, que está indicado para todo tipo de pieles, independientemente de su estado.

Entre aceites de semillas como el de granada, pepita de uva, y otros carísimos como el espino amarillo, pero super rico en vitamina e, cártamo, ricino... y una estudiada combinación de extractos y aceites esenciales, di con la horma de mi zapato, había creado el "bioregenerador de lavanda y geranio".





Los ingredientes clave, y presentes en los tres pasos, que se inicia con la limpieza, regeneración y nutrición, son la lavanda y el geranio. La primera esencia es la potencia, el aroma a campo, la relajación de los sentidos, la calma. Revitaliza la epidermis, la equilibra y la detoxica. Creo que no hay nada que se asemeje a la lavanda. Y por otro lado el geranio rosado. Fiel a esta planta, por su alto poder regenerador. Una esencia sin igual, que revitaliza todo tipo de pieles, las ilumina y las devuelve a su estado original. Es como si te quitara una sobre carga de trabajo, estrés y cansancio. De ahí este maravilloso ritual de hora y cuarto.

Comenzamos con un masaje de espalda de bienvenida, de pasos lentos pero profundos, para aliviar las tensiones del día, relajarse absolutamente, y llegar a la segunda parte: un tratamiento facial, realizado con la exclusiva línea de cosmética artesanal creada para este momento.

Al principio te envolverá un aroma a lavanda, rosas y jazmín en el proceso de desmaquillado: un paso muy importante que tiene su propia técnica con muselinas calientes. Limpia tan profundamente, que elimina restos de polución ambiental, de maquillaje e incluso de cremas de hace dos meses!

Una suave pero profunda exfoliación y una mascarilla de lavanda, detoxificará el rostro y lo oxigenará para poder absorber todos los principios activos que llegan a continuación.

Realizamos un masaje facial con el serum bioregenerador, y una ventosa que reafirma y elimina pequeñas arruguitas, redifiniendo el rostro. Después una segunda mascarilla de geranio que calma, restaura y regenera profundamente.

Para finalizar, nuevamente otro masaje facial, con nuestra crema hidratante oxigenante, que mantiene la piel hidratada a la vez que repara y equilibra la epidermis.


Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, siempre puedes pedírselo a la navidad.


+info:
http://www.naseibelleza.com/pagina/belleza/facial-bio/

sábado, 29 de noviembre de 2014

lugares donde descansar II

Se me conoce como la nieta del pasiego. Mi abuelo a pesar de ser de un pueblito cerca de Castro Urdiales, nació en la Vega del Pas, una comarca cántabra, que es preciosa, una maravilla de la naturaleza por sus extensos prados y su inconfundible gastronomía local, donde destacan los lacteos, sus quesos y los tan famosos sobaos pasiegos, cuyo sabor a mantequilla son una delicia para el paladar.

Pero hoy no solo os voy a hablar de gastronomía, más bien de donde poder hacerte una estupenda escapada, como por ejemplo para el próximo puente que viene o las navidades que están al caer. Hoy os voy a recomendar un lugar que he descubierto, y que creo que se convertirá en uno de mis lugares preferidos para descansar y disfrutar de mis días libres.

En agosto llegaban mis ansiadas vacaciones, y como no tenía muchas ganas de viajar lejos, sino de turismo local, me decidí por quedarme en la tierra y descubrir lugares llenos de encanto. Porque a veces no es necesario viajar cientos de kilometros para sentir nuevas sensaciones.

Mi mayor descubrimiento se llama el Palacio de Trasvilla, a poca distancia de Puente Viesgo y Celaya. En el interior de Cantabria. Se trata de un hotel rural donde se respira una tranquilidad absoluta, tan solo oyes a las vacas, cabras y el relajante sonido del río. Por supuesto el aroma a hierba fresca y campo, inunda tus pulmones. Me encanta!




Alfredo, creador de este precioso lugar, es todo atención y detalle, y es que el mismo, con sus manos, levanto este hotel y él mismo con su buen gusto lo decoró, con piezas y muebles antiguos que el mismo recuperó y restauró.







Tiene pocas habitaciones, ya que como antes he dicho, es un lugar exclusivo donde uno va a relajarse por unos días. Nada tiene que ver con la vorágine ni los gritos de niños en la piscina o la frialdad de un hotel común. Aquí el trato es cercano y personalizado.

Las habitaciones cada cual más preciosas y realmente cómodas. Yo por lo menos dormí como un bebé. En el mismo hotel, podrás degustar uno de los mejores quesos que he comido nunca, horneado y acompañado de mermelada de cebolla. Buf! Solo de recordárlo se me hace la boca agua.

Me imagino como tiene que ser este remanso de paz en pleno invierno con el mirador del salón, el paisaje y el aroma de la chimenea  Asi que cuando lo pruebe, os lo cuento. De todos modos, lo mejor es probarlo que a que te lo cuente. No crees?






domingo, 16 de noviembre de 2014

•arcillas y barros•


Hace una semana comenté en mi instagram @nasei, que os iba a contar unos de mis trucos de terapia cosmética a la hora de trabajar con barros o arcillas. La diferencia entre ambos productos viene dada por su origen, tipos de minerales, la materia orgánica del suelo...

En el caso del mar muerto, la alta salinidad hace que este producto destaque por ser rico en magnesio, calcio, sílice, sodio y potasio, entre otros, por lo que se le atribuyen estupendas acciones beneficiosas a la piel, realizando funciones de detoxicación, limpiadoras y reparadoras.

Las arcillas, por su parte, se clasifican según su color y composición química: arcilla blanca, verde y rosa.

La blanca, o también llamado caolín, que uso mucho en cabina, tiene unas cualidades que la hacen idóneas, sobre todo, para tratamientos rejuvenecedores, pieles muy sensibles con rosacea o couperosis, dermatitis... y calmantes de la piel en caso de dermatitis.

La verde, es la más astringente, trata sobre las impurezas de la piel, es antibacteriana, desinfecta, desinflama los granos causados por el acné... y tiene la cualidad de devolver agua al rostro y eliminar el exceso de agua. Yo le llamo la balanza de las pieles mixtas.

La arcilla rosa por su parte, es gran movilizadora de la circulación sanguínea, por lo que oxigena mucho, y yo siempre la uso en pieles apagadas, grisaceas y cetrinas, o incluso para las fumadoras, por su acción iluminadora en estos casos.

Lo genial de todo, es personalizarla con aceites esenciales, aguas, infusiones...




Ahora que os explicado la diferencia entre ellas, comparto mis recetas preferidas. Son aquellas que realizo en el "ritual Nasei", un super tratamiento facial que he diseñado durante el verano y que lleva un mes en carta. En este ritual he unido las mis técnicas de terapia y masaje preferidas junto a lo mejor de los extractos de flores, plantas y hierbas que nos proporciona la madre tierra. Y siempre con productos de cercanía.







Mascarilla facial purificante

En este caso queremos matificar la piel de los rostros mixtos a grasos, por este motivo uso productos que ejercen esta acción pero de manera suave y nada agresiva como los productos convencionales.


-un puñado de tomillo seco
-100ml de agua marina*
-2 cucharaditas de postre de barro de mar muerto/arcilla
-1 gota de aceite esencial de lavanda
-1 gota de aceite esencial de salvia
-1 gota de aceite esencial de limón

Hacemos una infusión de tomillo, que dejaremos reposar 10 minutos.

Colamos la infusión y en un cuenco, añadimos la arcilla o barro del mar muerto, y le agregamos lentamente un poquito de la infusión de tomillo (lo que sobre lo reservamos). Mezclamos hasta que la mezcla sea más o menos la de "chocolate a la taza". Por último añadimos los aceites esenciales.

Con el rostro limpio, exfoliado y tonificado con nuestra infusión de tomillo, nos aplicamos la mascarilla que dejaremos actuar no más de 10 minutos. Aclaramos con agua tibia, nos aplicamos la infusión de tomillo y por último nos aplicamos nuestra crema hidratante habitual.




Mascarilla calmante y nutritiva

Pieles muy sonrosadas, secas, descamadas por este tiempo de frío y calefacción, rosacea y dermatitis.

-2 cucharadas de postre de arcilla blanca
-1 cucharada de manteca de karité pura**
-1 chorrito de aceite de almendras
-1 gota de aceite esencial geranio
-1 cucharada de agua de rosas


Primero fundimos la manteca de karité. Para ello realizamos un baño maría sencillo: colocamos un cuenco grande con un poco de agua muy caliente en su base, y dentro introduciremos otro más pequeño con el karité. Una vez fundido, y sin sacar el cuenco pequeño del grande, para aprovechar el calor, añadimos la arcilla, y el aceite de almendras con mirra.

Nos quedará una mezcla pastosa, por eso es importante remover energicamente y mantener el calor. Por ultimo añadiremos el agua de rosas, removeremos y aplicamos directamente. Yo esta mascarilla, la dejo actuar lo máximo posible, como unos 20 minutos. Aclaramos bien, tonificamos con agua de rosas y aplico un serum en aceite a la piel.





* En este caso he usado el agua de mar de Ibiza y Formentera, por su alto nivel en azufre, ideal para combatir el acné.

**La manteca de karité que yo uso es la de Henna Morena, sin refinar, de comercio justo y con todas sus propiedades. Descarta aquella que sea muy blanca, no huela o huela a aromas sintéticos. Hay mucha publicidad engañosa al respecto.

viernes, 24 de octubre de 2014

cilantro, lo amas o lo odias



La gente parece que se ha vuelta fans del cilantro, solo falta ir a un restaurante y que te sirvan sopa de cilantro, de segundo albóndigas de cilantro y de postre un flan de cilantro, o ya de paso... cilantro con leche.

Mira que me gustan las hierbas, especias... y demás coleguis... pero con las hojas frescas del cilantro no puedo. Allá donde esté, me fastidia el sabor de la comida. Sabéis la careta de la película de Scream? Pues esa cara se me queda a mí cada vez que me lo encuentro! Creo que me parece menos repugnante comer jabón. Mirad lo que os digo!






Así que indagué en el tema, y resulta que no soy una rara. Ni tu, ni yo. Que se que a ti tampoco te gusta. El problema de tal rechazo a su sabor se encuentra solo en sus hojas, y no en las semillas (que yo si que las he usado alguna vez y su aroma me encanta), que es donde se concentran los compuestos aldehidos. Pura perfumería. O pura química, allá como lo quieras interpretar. Y por supuesto las papilas olfativas... junto a tu amiga la pituitaria. Vamos, que las moléculas odoríferas de esta planta... son telita marinera!





El aceite esencial de esta planta, que lo contienen sobre todo en sus hojas, está formado por unos 40 componentes diferentes, con un 82% de aldehídos, unos compuestos orgánicos presentes en muchos productos naturales y que son muy utilizados para fabricar cosmética, perfumes o esencias.

Es como el jazmín, o lo amas, o te huele a señorona. Pues con el cilantro parecido. Así que con esto ya dicho, y sintiéndome menos rara (tu también ahora), ya tenemos una frase muy bonita "a mi dame el perejil de toda la vida"


domingo, 21 de septiembre de 2014

Dormir slow, dormir sano


A todos nos gusta los lugares bonitos, los detalles y el buen comer. Y precisamente es lo que yo busco en mis escapadas y vacaciones.

La belleza y el cuidado comienza por ser feliz, por no estresarse, ni sentirse incomodo y dormir bien. Por eso, cuando viajo, le presto muchísima atención a donde alojarme. Porque como dice mi madre, "para dormir en un sitio mal, me quedo en mi casa".

Hoy os presento dos lugares, dos hoteles, en dos sitios totalmentes distintos. Dos estilos, pero una misma filosofía: slow.

El primero en esta entrada. El siguiente lo haré en un par de días.

A lo que iba, en julio fui a Barcelona como de costumbre a ver a mi chico, y para salir del bullicio de la ciudad condal, nos fuimos hasta Girona. Qué preciosidad de calas y de costa! Además del clima, que aquí en el norte es difícil encontrarse con lorenzo muchos días seguidos.

Estuvimos recorriendo Palafrugell, Sant Peré Pescador, L'escala...

Para alojarnos decidimos irnos hacia el interior. Casa Migdia fue nuestra mejor elección. Un hotel rural ubicado en Sant Jordi des Valls.

Puede que por fuera no te diga nada, pero en cuanto cruzas el umbral, todo cambia. Es un lugar mágico.






Las habitaciones son preciosas, un estilo mediterráneo desbordante, frescas, blancas y con una cuidada decoración. Su baño con patio privado, bañera antigua y su suelo hidraulico me enamoró.






En su patio tienen una pequeña piscina donde refrescarte, y donde cenamos a la luz de las velas, con productos locales y de la huerta; una ensalada de verduras orgánicas y una exquisita lubina.

Esa noche dormí como hacía tiempo que no lo hacía. Será la magia del mediterráneo...